NUESTROS CLIENTES

DIVISIÓN
ALCOHOL Y DROGAS

Programa Drug Free Workplace

El programa DFWP es un aporte metodológico para que las empresas puedan abordar con éxito la problemática del consumo de alcohol y drogas en ambientes laborales.

SABER MÁS >
  • Diseño de política de prevención del consumo de A&D.
  • Comunicación, sensibilización y adhesión a la política de A&D.
  • Capacitación en prevención del consumo de A&D.
  • Programa de ayuda al trabajador (PAT).
  • Testeo del consumo de A&D.
Explorar

Servicio de testeo de alcohol y drogas

Nuestro servicio de testeo utiliza tecnología de punta en pro de la confiabilidad, seguridad y privacidad de los resultados.


SABER MÁS >
  • Acreditación biométrica.
  • Resultados inmediatos.
  • Altos estándares de seguridad.
  • Informes estadísticos.
Explorar

Dispositivos de control de alcohol y drogas

Con nuestra gama de productos usted podrá controlar el consumo de A&D en su organización.


SABER MÁS >
  • Catálogo de productos certificados para la detección de A&D.
  • Asistencia técnica para el uso de dispositivos.
  • Agendamiento de asesoría personalizada.
  • Servicio técnico de dispositivos.
Explorar

DIVISIÓN
MEDICINA LABORAL

Servicio de testeo PCR Covid-19

El protocolo de testeo PCR Covid-19 permite detectar oportunamente el contagio por el virus SARS-CoV-2.


SABER MÁS >
  • Laboratorio de análisis - Red de Salud UC-CHRISTUS.
  • Resultados entregados en 24 horas al encargado designado por la empresa contratante.
  • Médico contralor valida los resultados y firma el informe de recomendaciones finales.
Explorar

Servicio de testeo antígeno Covid-19

El protocolo de testeo antígeno Covid-19 detecta oportunamente el contagio por el virus SARS-COV2, permitiendo además la trazabilidad del contagio.

SABER MÁS >
  • Dispositivos cuentan con autorización de uso de emergencia.
  • Resultados inmediatos al trabajador y al encargado designado por la empresa contratante.
  • Médico contralor valida los resultados y firma el informe de recomendaciones finales.
Explorar
955 demand outline2
+ 0 K
TRABAJADORES TESTEADOS
966 privacy policy outline2
+ 0
PROGRAMAS DFWP IMPLEMENTADOS
28 calendar outline2
0
AÑOS DE
EXPERIENCIA
1274 digital thermometer outline2
+ 0 K
DISPOSITIVOS COMERCIALIZADOS

TESTIMONIOS
CLIENTES

Image hover effect image

Transportes Casablanca

Image hover effect image

Nexus Logistics

Image hover effect image

Vulco Weir Minerals

Image hover effect image

Agrocommerce

NOTICIAS

Image hover effect image

1 de cada 5 conductores
fiscalizados por Carabineros
dio positivo a alcohol y drogas

Image hover effect image

Transportes Casablanca: Primera empresa certificada como Drug Free Workplace

Image hover effect image

En "Protagonistas" con Constanza Santa María: Consumo de drogas en trabajadores

Image hover effect image

Campañas para evitar el consumo de alcohol en carreteras

female manager answering questions in a work meeti 2021 08 30 03 50 07 utc copia 1

PREGUNTAS FRECUENTES

Las consecuencias del consumo de drogas en el ámbito laboral tienen un impacto negativo de gran relevancia, tanto para el trabajador como para la organización.

Consumir y trabajar bajo la presencia de sustancias psicoactivas en el organismo genera conductas de riesgo, dado que las capacidades mentales y físicas del usuario se ven radicalmente afectadas. Esto contribuye a la ocurrencia de accidentes de trabajo, así como el aumento del ausentismo, rotación y disminución de la productividad de los colaboradores, causados por una baja en el rendimiento y calidad del trabajo.

Algunos otros efectos directos e indirectos que las drogas ocasionan corresponden a:

  • Aumento progresivo de la cantidad de licencias médicas por patologías relacionadas al consumo.
  • Aparición de alteraciones físicas y psicológicas en trabajadores que las consumen.
  • Incremento de atrasos y faltas injustificadas.
  • Ansiedad e irritabilidad de los colaboradores que consumen, causadas por abstinencia.
  • Accidentes que ponen en peligro la vida de los trabajadores y de terceros.
  • Sobrecarga de trabajo en otros colaboradores por baja del rendimiento del trabajador que consume.
  • Aumento en los costos de producción ocasionado por bajas de productividad.
  • Daños en equipos y bienes de la empresa.

Cuando se va a llevar a cabo una prueba de drogas, existe más de una forma de hacerlo. Algunas de ellas son:

En pelo: Para realizar este test, se debe cortar un gramo de cualquier cabello del cuerpo. Esta muestra es enviada a un laboratorio para su análisis, el que utiliza la técnica de cromatografía gas o espectrometría de masa (GC/MS)”, entregándose un resultado cuantitativo por droga. En esta matriz (pelo) se puede detectar si el donante de muestra consumió alguna sustancia psicoactiva en un período estimado de 90 días (3 meses) previos a la toma del examen, dependiendo de la zona donde se extraiga el pelo.

En saliva: Esta prueba detecta el consumo reciente de drogas y estupefacientes, revelando si fueron consumidos hasta 12 horas antes. Aquello permite obtener un resultado cualitativo inmediato con el uso de un test primario, pudiendo además entregar uno cuantitativo cuando la muestra es analizada en un laboratorio, utilizando la técnica de cromatografía gas o espectrometría de masa (GC/MS).

En orina: Permite saber si alguna droga fue usada en promedio 72 horas antes de ser llevado a cabo. Se obtienen resultados cualitativos inmediatos con el uso de un test primario, además de uno cuantitativo cuando la muestra es analizada en un laboratorio utilizando la misma técnica que los test de saliva y pelo descritos anteriormente.

¿Qué tipos de test se pueden realizar para detectar alcohol?

El alcohol puede ser detectado de manera cuantitativa en gramos de alcohol por litro de sangre (gr/lt), utilizando dispositivos que hacen uso de un flujo de aire expirado. Estos corresponden a equipos electroquímicos que preferentemente utilizan la tecnología de celdas de combustión, entregando un resultado numérico en gr/lt o %BAC, de la concentración equivalente de alcohol en el torrente sanguíneo del donante de la muestra.

Además, es posible medir los niveles de alcohol cualitativamente, utilizando alcoholímetros pasivos o test rápidos desechables para aliento, saliva u orina, los que reportan un resultado cualitativo (Positivo /  Negativo; Nivel Bajo, Medio o Alto).

El alcohol puede ser detectado de manera cuantitativa en gramos de alcohol por litro de sangre (gr/lt), utilizando dispositivos que hacen uso de un flujo de aire expirado. Estos corresponden a equipos electroquímicos que preferentemente utilizan la tecnología de celdas de combustión, entregando un resultado numérico en gr/lt o %BAC, de la concentración equivalente de alcohol en el torrente sanguíneo del donante de la muestra.

Además, es posible medir los niveles de alcohol cualitativamente, utilizando alcoholímetros pasivos o test rápidos desechables para aliento, saliva u orina, los que reportan un resultado cualitativo (Positivo /  Negativo; Nivel Bajo, Medio o Alto).

Las drogas pueden ser clasificadas de distintas formas según sus efectos en el cuerpo, siendo diferenciadas en categorías como estimulantes (como anfetaminas, éxtasis, cocaína y pasta base), depresoras (tales como marihuana, barbitúricos, hipnóticos, ansiolíticos y alcohol) y alucinógenas (peyote y LSD).

THC o Marihuana: Su principio activo es el alucinógeno llamado tetrahidrocannabinol (THC). Hoy su consumo está socialmente muy normalizado y puede producir efectos como paranoia, daños a la capacidad de aprender y a la coordinación motora, dificultades para realizar tareas complejas, entre otros efectos. Además, ocasiona una reducción de la atención y altera la percepción y capacidad de reacción.

El THC está presente en diversas formas, tales como cigarros que comúnmente llevan el nombre de “pitos” o “porros”, galletas, infusiones, aceites, queques o inhalaciones.

Cocaína: Corresponde a un estimulante hecho a partir de hojas de coca, el que se consume en diversas formas, como clorhidrato de cocaína, pasta base o crack. Produce efectos como un aumento de los estados de alerta, mayor energía, falta de sueño, menor apetito, etc. generando dependencia en un periodo muy corto de tiempo.

Metanfetamina (éxtasis): Es una droga sintética cuyo efecto es estimulante, siendo el éxtasis una de sus formas más comunes. Se metaboliza como la anfetamina y puede producir daños irreparables al cerebro, manifestados a través de ataques severos y convulsiones.

PCP o Fenciclidina: Se trata de un alucinógeno cuyos efectos son impredecibles y variados, los cuales van desde euforia, ansiedad, distorsión del tiempo y del espacio hasta pánico o alucinaciones. Esta droga puede conducir a la paranoia y conductas irracionales.

Anfetaminas: Conocidas coloquialmente como “pepas”, estas son estimuladores del sistema nervioso central y pueden causar dependencia severa. Sus efectos incluyen el potenciamiento de los estados de alerta, mayor energía, menor apetito o falta de sueño. Pueden ser encontradas en algunos medicamentos.

Opiáceos: Corresponden a extractos altamente adictivos de una resina de la planta conocida como amapola. Si bien el opio es un alucinógeno natural, su uso medicinal es analgésico dado que deprimen el sistema nervioso central, pudiendo incluso alterar el funcionamiento del sistema respiratorio. Solo se utilizan clínicamente en casos de dolores muy severos.

Algunos ejemplos son la codeína, heroína, metadona, morfina o pastillas como Percodan, Darvon, Talwin, Dilaudid o Demerol. Estos causan pérdida del apetito, bajas de peso extremas, manchas negras y azules, cicatrices, náusea o vómito.

Barbitúricos: Generalmente existen en forma de antidepresivos que producen efectos similares a los del alcohol. Pueden ser encontrados en sustancias como el pentobarbital, secobarbital o amobarbital, comúnmente vendidos como Nembutal, Seconal y Amytal respectivamente.

Benzodiacepinas: Son medicamentos psicotrópicos (es decir, actúan sobre el sistema nervioso central), los que se utilizan terapéuticamente como relajantes o sedantes para eliminar síntomas como la ansiedad. También es posible consumirlas como pastillas para dormir. Sus formas más conocidas son el Diazepam, Clonazepam y Alprazolan.

Metadona: Es una droga sintética que produce los mismos efectos que la morfina y heroína. Se usa principalmente en el tratamiento antidrogas y pueden ser extremadamente adictivas.

Alcohol: Se obtiene a través de procesos como fermentación o destilado, cuyo resultado es el etanol. Su consumo está muy normalizado y provoca alteraciones perceptivas, dificulta el procesamiento de información y disminuye la concentración, lo que dificulta la evaluación de riesgos. Sus síntomas más frecuentes son euforia, distorsión del habla y perdida de coordinación motora.

Tabaco: Su nombre proviene de la planta a partir del cual es obtenido, y al igual que el alcohol, es legal. Puede ser altamente adictivo y dañino para la salud.

Su consumo está permitido solo en lugares autorizados, de acuerdo a la ley 20.660.

Nuestro séptimo estudio “¿Su empresa da positivo? Testeo de Alcohol y Drogas en trabajadores Chilenos”. Señala que la marihuana es el estupefaciente más consumido, con un 9.76% de los resultados respecto a la proporción de positivos al consumo reciente, por tipo de drogas. Le sigue la cocaína con un 7%, mientras que el poli consumo de marihuana y cocaína se encuentra en tercer lugar, con un 4.25%.

Con respecto al alcohol y las metanfetaminas, estas aparecen con un 0,23% y 0,46% respectivamente, mientras que no se registra un consumo positivo de opiáceos y anfetaminas.

En cuanto al consumo reciente de estas sustancias por sector de actividad económica en empresas sin testeos previos, el documento establece que es proporcionalmente mayor en la industria y manufactura, donde un 28.57% de las personas testeadas dio positivo, seguido del sector construcción con un 23.81%. Por su parte, transporte presentó un 10.62%, comercio un 17.65% y servicios y otros un 18.64%.

La ORD. Nº3032/47 del departamento jurídico de la Dirección Nacional del Trabajo, respecto al reglamento interno de una empresa, señala que:

  1. Las obligaciones y prohibiciones que justifican el control en materia de drogas y alcohol debe contenerse en el Reglamento Interno de la empresa.
  2. Las normas relativas al control en materia de drogas y alcohol deben explicitar cuál es el procedimiento específico de control empleado en materia de test de drogas y alcohol.
  3. Toda documentación que se ponga en conocimiento de los trabajadores con relación al sistema de control del consumo de drogas y de alcohol, debe encontrarse redactado íntegramente en idioma español.
  4. Resulta necesario que toda norma relativa al control del consumo de drogas explicite qué tipo de drogas serán objeto de dicho control.
  5. La extensión temporal y territorial de las obligaciones y prohibiciones en materia de consumo de drogas y de abuso de alcohol, debe circunscribirse a las labores, permanencia y vida en las dependencias de la empresa.
  6. Las normas reglamentarias que regulan un programa relativo al control del consumo de drogas y alcohol, deben respetar las exigencias del juicio de proporcionalidad, esto es, deben ser idóneas, necesarias y proporcionales.